Vayamos al fondo del problema.

Muchos de los granitos que aparecen en la cara son causados por una sobreproducción de las glándulas sebaceas (aunque hay otras causas). Aunque existan remedios para que desaparezcan granos o para disimularlos de manera rápida, luego, al cabo de los días, volverán a aparecer. Por eso, lo más acertado es ir al origen del problema y hacer una limpieza profunda de la piel:


Una forma casera y económica de hacerte una limpieza es:

1º- Pones a hervir agua en una hoya.
2º- Introduces una toallita y dejas que se enfríe un poco.
3º- Sacas la toalla y la escurres aun caliente (cuidado no te quemes) esto hará que se te abran los poros.
4º- Luego con la espátula de madera o plástico o con las yemas de los dedos te limpias los poros, granitos y puntos negros, el agua caliente es para que salgan con mayor facilidad.
5º- Una vez limpia la piel te frotas con un limón (escocerá). El limón es astringente aparte un abrasivo que renueva las células, también es cicatrizantes y ayudará a que no se infecten las pequeñas heriditas.
6º- Ahora te pasas hielo. El frío hará que se cierren los poros y no vuelvan a infectarse. Además de tonificar una piel irritada por el calor y el efecto del limón.

Si realizas esto de vez en cuando verás como los granos y el acné desaparece o, por lo menos, aparece con menos frecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario